Espiritualidad

 
 

La Koinonía Juan Bautista está caracterizada por una espiritualidad KeKaKo vivida según la figura de Juan Bautista, aquel que anuncia a Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Ésta promueve una nueva mentalidad que permite pasar de desear una iglesia evangelizada a una iglesia evangelizadora; de “explicar” a Jesús a presentar a una Persona viva que actua a través del Espíritu Santo.
La sílaba Ke está por kerygma: es la proclamación de la muerte y de la resurrección de Jesús. Para nosotros significa ser testigos de nuestro encuentro personal con el Señor Jesús, testigos como lo ha sido Juan Bautista.
La sílaba Ka está por carisma que significa don de gracia. El don por excelencia es el Espíritu Santo, que da los carismas para confirmar la Palabra anunciada y para edificar la comunidad. Para nosotros significa vivir movidos por el Espíritu de Pentecostés en el uso de los carismas en una atmósfera de alegría como Juan Bautista que fue lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre Isabel.
La sílaba Ko está por koinonía, cuyo significado es comunión. Desde el encuentro personal con el Señor Jesús hasta el encuentro con el hermano, parte de un único cuerpo donde todos están unidos recíprocamente en la caridad. Para nosotros significa vivir en la amistad como un único pueblo animado por la fidelidad y por el servicio generoso como Juan Bautista que supo dar la vida hasta el martirio.